30 Mayo 2016

Moción de García Retegui para crear un grupo de trabajo de cultura.

Por García Retegui  se dio lectura a la moción cuya aprobación se propone:  “La gestión en los últimos veintiún años de gobiernos del Partido Popular ha supuesto la renuncia a la modernidad. La ciudad ha vuelto la mirada hacia atrás, abandonando el talento creativo del que el municipio de Murcia goza, con un rico caudal de creadores y con unas infraestructuras culturales notables.

De la conjunción entre fiestas y cultura, la ciudad ha ido evolucionando a un modelo de evento, mediante el cual, el mito de la calle se adopta y se masifica como concepto unificador cultural. El gasto en fiestas, festivales y eventos efímeros se ha visto incrementado en un 150 por ciento en los últimos diez años.

El Ayuntamiento de Murcia, en ese contexto, se embarcó en la construcción, rehabilitación y dotación de infraestructuras culturales y socioculturales, que, sin embargo, están completamente descontextualizadas al no existir una política cultural común. Hablamos de cinco auditorios, cuarenta y nueve centros culturales y municipales, tres teatros, cuatro museos y cinco centros de interpretación, además del Centro Cultural Puertas de Castilla. A ellos se añaden los tres centros para jóvenes y otros no asignados (por ejemplo, el Centro García Alix en San Andrés).

Además, si unimos el Centro Cultural de Las Claras, el Museo Arqueológico, el Museo de Bellas Artes, el Archivo General, el Auditorio Regional, la Biblioteca Regional…. que son competencia de otras entidades, pero que están inscritas dentro de la política cultural de la ciudad, elevan al máximo el asombro de cualquier espectador interesado ante la ausencia de una política cultural conjunta.

 

El Ayuntamiento de Murcia cuenta con personal formado, cualificado y con talento para llevar a cabo cualquier política cultural. Sin embargo, se ha venido recurriendo a personal externo sin que exista un plan interno, la RPT (Relación de Puestos de Trabajo), con una relación de prestaciones de servicios culturales, sin que sepamos con qué personal real se cuenta, cómo están organizados los servicios y que identifique debilidades y fortalezas y aproveche sinergias, desechando ineficiencias.

Es decir, a la no política cultural se le suma la existencia de una nefasta política de personal que, con la promulgación de la Ley 27/2013, comienza a desmontar el tejido de los servicios esbozado durante ese período. La no existencia de un plan de plantilla que identifique y case la situación actual de las políticas culturales (frágil, inexistente) con los servicios implementados durante estos años, establece un futuro de enorme incertidumbre.  Los bienes y los servicios culturales son de índole, a la vez, económica y cultural. Y cumplen una función social para la ciudadanía. Muchas y muchos de las trabajadoras y trabajadores públicos y externos que prestan servicios en centros culturales de nuestro municipio están desmotivados. Además, se suma que el personal de los servicios de empresas prestadoras padece desde hace años una situación irregular y unas condiciones de trabajo inaceptables. Museos, auditorios y centros culturales siguen a estas alturas descoordinados, sin que exista una estructura de gestión que permita o facilite una gestión adecuada en un municipio que al mismo tiempo dispone de miles de plazas en fines de semana de actividades culturales. Ni siquiera hay coordinación en páginas web y las redes sociales del propio Ayuntamiento.

Cualquier política cultural debe tener en cuenta, además, el pluralismo cultural, los derechos culturales, el derecho a la participación ciudadana en la vida cultural y el derecho universal de acceso a la cultura. Y esto en un contexto de nuevos vecinos y vecinas incorporados a nuestros barrios y pedanías, con sus propias costumbres e idiosincrasia.  Mientras tanto, no existe coordinación entre los distintos espacios culturales municipales, ni se aprovechan de manera óptima los recursos de los mismos. Esto tiene como principal consecuencia la falta de homogeneidad en las programaciones culturales de los distintos centros que existen en nuestro municipio.

A nuestro juicio, en la actualidad no existe una orientación clara en la política cultural del municipio. No tenemos aún el nombramiento del director artístico de los teatros municipales, por no mencionar cómo las aproximadas 3.000 plazas culturales existentes entre los distintos centros carecen de coordinación, teniendo como principal consecuencia la aparición de ineficiencias.

Otra consecuencia no menos importante de esta ausencia de orientación, de dirección y coordinación, es la desmotivación y el descontento que sufren muchos de los funcionarios de altísimo nivel profesional con los que cuenta este Ayuntamiento. Centros que dependen de la unidad administrativa de Cultura del Ayuntamiento, centros gestionados de forma unipersonal sin conexión con los demás y teatros de la ciudad con una dirección provisional, necesitada también de coordinación y cambios en la toma de decisiones y en la gestión.

Desde el Grupo Municipal Socialista tenemos la firme convicción de que con los mismos recursos culturales con los que cuenta en la actualidad el Ayuntamiento de Murcia se puede mejorar tanto la participación, como la transparencia y la eficiencia en la asignación de recursos.

El pasado mes de marzo se aprobó una moción por unanimidad, a propuesta de Cambiemos Murcia, en la cual en su acuerdo segundo nos comprometíamos todos a la creación de una Mesa de debate que debía de analizar el mapa de recursos culturales, cuya elaboración era el objeto del acuerdo primero de la referida iniciativa. Una mesa con vocación de continuidad como órgano para la mejora de la gestión, con posibilidad de ampliarse con nuevos agentes del ámbito de la cultura.

La realidad es que hasta la fecha no tenemos conocimiento de la creación de esta mesa de debate, ni de si se ha iniciado la elaboración del Mapa de recursos culturales municipales.

Lo que ya no admite demora es la propuesta que presentamos a debate: un grupo de trabajo con los actuales responsables (técnicos funcionarios públicos y responsables de centros) que prestan sus servicios y representantes de todos los grupos municipales que diagnostiquen, evalúen, discutan y hagan propuestas, desde las diferentes ópticas, para mejorar la gestión, con el fin de coordinar y asegurar una mejor y más eficiente prestación de servicios culturales en nuestro municipio.

Por todo lo expuesto, el Grupo Municipal Socialista eleva al Pleno para su debate y aprobación el siguiente ACUERDO:

Instamos a la Junta de Gobierno, o al titular de las competencias municipales en materia de Cultura, a que se constituya un grupo de trabajo similar al que ese creó para el Pacto Local por el Empleo, con el fin de mejorar tanto la transparencia y la coordinación, como la eficiencia en la asignación de los recursos culturales existentes en nuestro Ayuntamiento.

En dicho grupo de trabajo formarán parte, además de los distintos representantes de los grupos politices con representación municipal, profesionales que prestan su servicio al Ayuntamiento de Murcia, así como los técnicos responsables de auditorios, museos y centros culturales. El grupo de trabajo presentará sus propuestas definitivas antes de finalizar 2016.”  El Sr. Alcalde dio la palabra al Sr. Pacheco Méndez.

El Sr. Pacheco Méndez, Concejal delegado de Empleo, Turismo y Cultura, explicó que le sorprendía en la presentación de la moción que quienes habían hecho suya la bandera de la igualdad criticaran que se hiciera de los espacios públicos abiertos, un elemento vertebrador de la cultura y escenario en la calle para disfrutar de artes escénicas. Hablan de pluralismo cultural y de falta de homogeneidad en la programación cultural, pedían una cosa y la contraria. Bloqueaban la plaza de director artístico y dicen que no está su nombramiento, dijo que quizá tenían una gran confusión. Pidió que empatizaran con ellos y les dieran ideas que mejoraran, que podían hacer seguro. Frente al escenario apocalíptico descrito en la moción otros veían, como en el Festival Tres Culturas de gran éxito por su filosofía abierta, que el municipio estaba más vivo que nunca y con más recorrido cultural. Afirmó que estaría encantado de recibir propuestas reales y de mejora para el modelo cultural y hacer la ciudad más atractiva, pero en los Plenos solo planteaban un análisis catastrófico de la ciudad junto con la creación de mesas y grupos de trabajo, como en esta sesión que lo plantean en un tercio de sus mociones. No traían soluciones sino distracciones y todo ello por querer desde la oposición hacer la labor de gobierno, pero cómodamente al no tener responsabilidad ejecutiva real. Dijo que el Sr. Trigueros apuntó en esa línea en el Pleno de marzo diciendo que se estaban creando demasiadas mesas de trabajo y el propio Sr. Ayuso dijo que les daba tirria tantas mesas de trabajo. El equipo de gobierno apostaba por la iniciativa política teniendo en cuenta el criterio técnico y aportaciones de la sociedad civil y en esa línea trabajaban en la estrategia de ciudad hasta 2020, en el Consejo Social se constituyó la mesa número 6 con el modelo cultural de ciudad como una de sus prioridades. Bajo la perspectiva y frente a más grupos de trabajo y comisiones, motivo por el que se mostraban en contra de la moción inicial, pasaba a presentar una moción alternativa:

Se propone al Pleno para su debate y aprobación si procede, el siguiente acuerdo:  Presentar a los grupos presentes en el Pleno los proyectos resultantes de las conclusiones elaboradas en el marco de la estrategia de ciudad, así como de los trabajos realizados por los participantes en el Consejo Social de la ciudad, para que puedan ayudar a ponerlos en práctica.

 

 

Se aprobó por quince votos a favor, cinco del Grupo Socialista, cuatro del Grupo Ciudadanos, tres del Grupo Ahora Murcia y tres del Grupo Cambiemos Murcia, doce votos en contra del Grupo Popular, y dos abstenciones por ausencia de la sala en el momento de la votación.