Moción de José Ignacio Gras Castaño sobre revisión de la Regla de Gasto.

Pleno Noviembre 2017

“El deterioro generalizado de las finanzas públicas en la zona euro desde el comienzo de la crisis económica llevó a la Unión Europea a modificar las normas relativas a la estabilidad presupuestaria incluidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) con el fin de corregir los desequilibrios fiscales de algunos Estados Miembros, prevenir la repetición de estas delicadas situaciones y mejorar la coordinación de las políticas presupuestarias de los países de la Eurozona. Una de las novedades introducidas en el PEC y replicada posterior-mente por los Estados Miembros es la denominada regla de gasto, se trata pues de una norma que limita el crecimiento anual del gasto público.

Siguiendo el modelo europeo, también en España el gobierno introdujo en 2012 una Regla de Gasto, que pasó a constituir una de las tres reglas fiscales de obligado cumplimiento insertas en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF): estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto.

La regla de gasto surge como un instrumento de disciplina presupuestaria de carácter anti cíclico que trata de garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas de manera que el crecimiento a medio plazo del gasto de las AAPP esté limitado por la capacidad de financiarlo con ingresos estables y sostenidos en el tiempo.

La aplicación rígida y automática de la Regla de Gasto, está penalizando especial-mente al sector de las Corporaciones Locales. En efecto, el conjunto de los Ayuntamientos de España ha mantenido un superávit presupuestariodesde 2012 y desde ese mismo año la deuda municipal de los ayuntamientos en España ha caído de forma sostenida (en un 32,5 % la de los municipios de más de 300.000 habitantes según datos del BdE), siendo el único sector de la administración que reduce su nivel de endeudamiento. En esta situación de evo-lución positiva en el saneamiento de las cuentas públicas municipales, la exigencia de cumplimiento estricto y automático de la regla de gasto está generando remanentes de tesorería positivos en muchas corporaciones locales y constriñendo más allá de lo razonable la capacidad de numerosos ayuntamientos para atender las enormes necesidades sociales actuales, sin poner en riesgo el cumplimiento de los objetivos de déficit, ni la reducción de la deuda pública municipal. En definitiva, tal y como ha señalado la AiREF en múltiples ocasiones y en varios informes, las deficiencias en la aplicación de la regla de gasto exigen una revisión de su diseño y un mayor conocimiento de las condiciones y criterios de cálculo y aplicación de la misma.

Por todo lo expuesto, desde el Grupo Municipal Socialista proponemos, para su de-bate y posterior aprobación en el Pleno Ordinario correspondiente al mes de noviembre, que se adopte el siguiente ACUERDO:

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia insta al Gobierno de España a que las Corporaciones Locales puedan destinar su superávit obtenido a inversiones genera-doras de empleo y mejora de los servicios públicos que inciden en una mejor calidad de vida de los ciudadanas y ciudadanos.”

 

Se aprobó por veinticinco votos a favor, doce del  Grupo Popular, seis del Grupo Socialista, cuatro del Grupo Ciudadanos y tres del Grupo Cambiemos Murcia y tres abstenciones del Grupo Ahora Murcia.