28 Abril 2016

Moción de Conjunta de todos los Grupos sobre ampliación de comedores escolares en periodo vacacional con actividades educativas de tiempo libre.

Un tercio de los ciudadanos del municipio de Murcia, entre 150.000 y 160.000 personas, se encuentran en situación de pobreza y exclusión social, unas cifras que no han dejado de crecer en los últimos años. Tal como reconocen los propios expertos en Servicios Sociales, los análisis reflejan un deterioro progresivo de una situación en la que la disminución de las rentas, la privación de servicios básicos y la precarización laboral no señalan una mejora inmediata.

Al menos 2.000 familias se encuentran en una situación que puede clasificarse como crítica, ya que en ellas confluyen los tres indicadores que permiten valorar el riesgo de pobreza y de exclusión social: el riesgo de pobreza, la carencia material y la baja intensidad en el empleo. Otras 6.000 familias se hallan en una situación de alto riesgo, al confluir al menos dos de los indicadores. Y, además, los hogares monoparentales con menores a cargo suponen la tipología en la que con mayor probabilidad se concentra el riesgo.

El Grupo Socialista ha sido muy sensible a esta situación de pobreza y exclusión social en el municipio de Murcia, y en el pasado debate de los Presupuestos para este año vio aprobada una enmienda para incrementar en 300.000 euros la partida destinada a cubrir las necesidades de becas de comedor, así como ayudas para evitar los desahucios por impago de alquileres y a quienes no pueden hacer frente a los recibos de la luz, el agua o el gas. Iniciativa que permitió aumentar las ayudas directas en Política Social con el fin de afrontar la situación que padecen los menores de 16 años, ya que los hogares monoparentales con menores a cargo concentran el riego de pobreza y exclusión social.

Esta situación que describimos alcanza a miles de familias y adquiere en la vida real rostros muy concretos, como son los niños y niñas que sufren la crisis social y económica, por lo que las instituciones públicas estamos llamadas a adoptar las medidas necesarias para proteger los derechos fundamentales de los niños, en particular la igualdad, la vida y el desarrollo, la alimentación, la educación, la salud, el juego y la expresión.

Si las familias tienen menos ingresos, resulta evidente que encontrarán más dificultades para hacer frente a los gastos corrientes de la familia, incluidos los destinados a las necesidades más básicas.

A este respecto, tenemos en cuenta que, a lo largo del período escolar, las familias en situación más precaria pueden cubrir la alimentación de sus hijos e hijas a través de las becas de comedor, gracias a las cuales durante el curso los niños y niñas llevan una alimentación sana muy necesaria para su desarrollo. Más aún cuando en muchos casos la comida que realizan en los comedores de sus colegios es la única sana y equilibrada que desarrollan a lo largo del día.

Sin embargo, cada vez son más los testimonios de la comunidad educativa y los estudios de diversas organizaciones que acreditan el aumento de alumnos que acuden al colegio sin ni siquiera haber desayunado, debido a las, dificultades económicas de sus entornos familiares. Esta cuestión se agravará con la llegada de las vacaciones escolares y el cierre de los colegios y sus comedores escolares, lo que supone que estos alumnos pierdan incluso este lugar para comer.

En el anterior mandato, desde el Grupo Municipal Socialista hemos traído esta cuestión al Pleno en repetidas ocasiones e incluso ha dado lugar a acuerdos de la Corporación. También propusimos iniciativas en este sentido al inicio de este nuevo mandato. No obstante, la realidad es que los comedores escolares no están abriendo en vacaciones ni se están aplicando otras medidas que hemos planteado para ayudar a los más necesitados

PRIMERO.- Colaborar con aquellas entidades privadas que desarrollan programas contra la pobreza infantil y tengan previsto el desarrollo de actividades durante el periodo vacacional con servicio de comedor, incorporando a menores de familias en situación de riesgo de pobreza o exclusión social del entorno geográfico.

SEGUNDO.- Asumir el gasto del comedor derivado de los menores incorporados a propuesta de los servicios sociales municipales a las actividades programadas por los Centros de Conciliación.

TERCERO.- Financiar la incorporación de menores pertenecientes a familias en situación de pobreza o riesgo de exclusión social a las actividades promovidas por la iniciativa privada con servicio de comedor (AMPAS y otros).

CUARTO.- Promover en aquellas escuelas de verano promovidas por los servicios sociales municipales, en zonas especialmente desfavorecidas, y siempre que el número de menores beneficiarios lo justifique, el servicio complementario de comedor escolar.

QUINTO.- Promover un expediente único para la concesión, con carácter extraordinario, de una ayuda equivalente a los servicios de comedor escolar para aquellas familias que no puedan beneficiarse de ninguna de las medidas anteriores y que se encuentren, a criterio de los profesionales de servicios sociales, en situación de riesgo de pobreza y exclusión social.

SEXTO.- Realizar una intensa campaña informativa que permita a todos los menores de familias necesitadas acceder al comedor escolar gratuito durante los meses de verano.”

Se aprobó por unanimidad la moción